Datos personales

Mi foto
GAM, Zona Central, Costa Rica
Ensayos que esperan ser comentados, ojalá con conocimiento :p

sábado, 3 de octubre de 2009

Intersexo -Born Queer-

Intersexo –Born Queer-
20-11-009

Los sectores del activismo –más progresista- en diversidad, hoy se identifican con las siglas BGLTTTIP (Bisexual, gay, lesbica, transgénero, transexual, travesti, intersexo y poli amorosa); y en esta oportunidad les quiero compartir alguna reflexión sobre Intersexualidad. Los debates hoy día sobre estos temas son mayoritariamente desde la psicología, poco hay desde la filosofía o desde la política propiamente, salvo esta excepción.

Navegando por la www.pornoterrorismo.com, encontré un mensaje brutal y demoledor a las categorías “normales” de sexo/género, un video corto realizado y dirigido por una persona intersex que vive su sexualidad con plenitud y descaro (al punto de agradecer el haber sido hecha penetrable). Me encanto ver material de ese tipo, pues como en pocas ocasiones, se le da voz y rostro a quien había estado únicamente nominalmente en los discurso mas progresistas y que poco se conoce, también lo maravilloso es que es la misma persona Intersex que produce el material sobre si misma.

¿Fue tu miedo a la confusión, lo que te llevo a castrarme?... o buscabas una armonía mesurada…le pregunta Shorona se Mbessakwiki a Mr. Durham Smith quien le apunto el pene siendo infante, pues esta niña, comenzó a manifestarse niño… y una niña NUNCA puede tener pene. También Shorona cuestiona la hermafroenvidia del medico, sugiriendo una “tacaña ansiedad ante mi glotonería sexual, ante mi abundancia de sexos (dos cuerpos posibles)”. Frases tan sugerentes, necesariamente nos deben mover a pensar cuales son las motivaciones para la castración genital –en este caso- y para la castración social, donde la Intersexualidad es visto como una enfermedad, como un mal que la “milagrosa medicina y la cirugía” pueden corregir y sanar. Se trata del control de la sexualidad y esto tiene implicaciones políticas importantísimas.

No quiero confundir a quien lee, entrando en muchos detalles sobre el contenido del video… es necesario verlo[1] pero es tanto lo que maravilla el material que es difícil no comentarlo, discúlpenme si quedan un poco desordenadas las ideas, hay mucho que decir, en poco espacio.

Como un dardo, el video critica al biopoder, que desde la farmacología, “trata” los males de la anormalidad “me engancharon a las hormonas para sustituir lo que me han quitado… estrógenos… testosterona”. También está la denuncia de un generocidio… y se oye el grito “a la mierda la policía del género… yo canto, rió, amo”.

Es muy gratificante y esperanzador que nuevos sujetos y actores tomen la palabra para hablar de si, va quedando atrás el delirio redentor de quienes se arrogaban representaciones y coptaban discursos que únicamente tergiversaban la realidad. Hoy en la postmodernidad la diversidad se alza con toda su belleza e incomodidades, pero… ¿porque nos maravillamos con la diversidad de la naturaleza, y condenamos la diversidad humana? ¿no son lo mismo?


lunes, 10 de agosto de 2009

La fragilidad del latex

La Fragilidad del látex.
09-8-009

Para marzo de este año, el MSP contabilizo 357 personas con VIH, de las cuales el 74,8% son varones, y 157 casos con SIDA, de los que un 84,1% también son varones entre 22 y 44 años, principalmente de las provincias de Puntarenas, Alajuela y San José. Es bastante difícil construir indicadores que determinen cuantas de esas personas son portadoras a causa de prácticas sexuales gays, o cuantas personas son bisexuales portadores. Esta deficiencia responde a que nuestro Estado, aun mantiene desinstaladas varias capacidades técnicas en ese sentido, de censar a la población mas integralmente y discriminando por sexo y/u orientación sexual en temas de salud sexual y reproductiva.

¿Quien no se ha llevado un susto con la fragilidad del látex, ante los arrebatos de pasión, fuerza o inexperiencia? ¿Quien no se ha visto tentado en cuando menos una oportunidad, a no usar condón para sexo oral o penetración? Ciertamente los datos estadísticos serian elevadísimos, en contraste con todas las campañas y anuncios que nos instan a protegernos y a nuestras parejas (estables o pasajeras) de las Enfermedades de Transmisión Sexual.

Los tabúes de nuestra sociedad son muchos y cada uno de ellos nos muestra algo de nosotros/as mismos/as, pero podríamos hacer el intento por explorar que cosas no nos dicen explícitamente los tabúes, es decir, pensar en cuales son las cosas que los tabúes ocultan o in visibilizan en aras a resaltar otras cosas. Pensémoslo en términos del uso del condón masculino; se nos bombardea con la idea de que debemos usar condón, de que esto es bueno, justo y necesario; sin embargo al mismo tiempo hay en el ambiente social –de manera generalizada para otros fenómenos también- el estimulo que brinda lo prohibido, lo ilegal y lo no correcto; este pathos (entendámoslo como pasión) por lo prohibido es lo que nos mueve como seres humanos en la historia, pareciera que hay latente en el ser humano una innata fascinación por explorar (no digamos tanto, darse a…) lo no normado, eso prohibido, patologizado, ilegalizado y pecaminoso. Quizás nuestra alma –para quienes creen que existe tal esencia- considera aburrido vivir en la normalidad constantemente y nos invita, nos tienta a pensar otras posibilidades, que por el hecho de pensarlas, son racionales, mas no necesariamente convenientes, claro está.

¿Por qué rendirse al pathos del erotismo (amor) sin restricción, nos puede causar la muerte? ¿Para que sirve ese pathos? ¿Para matarnos o para vivirlo a medias y de manera artificial? Vale recordar la bipolaridad (o dicotomía) entre el Eros-Tanatos (amor –muerte) y de como en el Tanatos, que para Freud es la pulsion de muerte o el deseo de abandonar la lucha de la vida y volver a la quiescencia y la tumba, se encuentra la génesis del Destrudo, que implicaría el impulso aquel que nos incita a destruir todo lo que está a nuestro alcance, llegando inclusive a nuestra propia persona. Claro el psicoanálisis vendría entonces a aplicarnos sus hipótesis: El Ello: (impulsos, deseos, desbalances), El Yo: (balance, que logra satisfacer en los parámetros sociales, las necesidades como el hambre, sueño, sed y el sexo) y El Súper yo: (moral, conciencia, reglas sociales, lo que uno hace en su sociedad); para demostrar que hay algo mal en nosotros/as.

Visto esto así, quedaría claro para el psicoanálisis, que quien se deje arrastrar por El Ello, y no use condón (que es el caso que abordo), claramente padece de una patología autodestructiva, donde El Yo no se realiza, y El Super yo está claramente deteriorado; lo cual haría a esa persona ganadora de un tiquete de ida, sin retorno al psiquiátrico de Pavas, pero me pregunto, ¿Tiene el psicoanálisis freudiano, la verdad? O es que ¿existen otras posibilidades teóricas de aproximarse al fenómeno, quizás alguna no tan mística y religiosa como el psicoanálisis freudiano?

domingo, 9 de agosto de 2009

Bioterrorismo de Genero

Bioterrorismo de Género.
25/7/009
























 
Cargado por majopostop

En España y en algunos lugares de Costa Rica donde llega su luz, genera escándalo, conmoción, morbo e interés, me refiero a la propuesta de la filosofa española Beatriz Preciado. (www.beatrizpreciado.com); autora del Manifiesto Contrasexual, y recientemente de Testo Yonqui. Su tema principal de estudio es el bio poder, en el marco de los estudios Queer.


A grandes rasgos, se trata de una persona que nació “mujer”, quien desde hace algunos años, viene aplicando a su cuerpo dosis de testosterona –hormona “masculina”- en gel, como una acción política reivindicativa en un ejercicio de autoteoria. Preciado cuestiona fuertemente los procesos de construcción de las identidades, en sus palabras: “Mi propia experiencia con la testosterona, mi cuerpo y mi sexualidad son el punto de partida para esbozar una teoría más amplia de cómo se producen las identidades de género y sexuales (la masculinidad y la feminidad, pero también la heterosexualidad y la homosexualidad) en las sociedades postindustriales. Para llevar a cabo este análisis, me he apoyado por una parte en Foucault y por otra en el feminismo queer americano.”


Como persona transgénero (que supera la dicotomía hombre-mujer), Beatriz argumenta que las identidades de género son socialmente asignadas (roles, funciones, papeles); pero va mas allá tratando de demostrar que la categoría de sexo (biológico, determinista, violento) igualmente es una construcción social; y nos deja planteada la inquietud sobre la conformación molecular de nuestras cartas cromosomitas, ¿en que porcentaje soy “hombre” o “mujer”?, una pregunta muy valida ya que no conocemos nuestra carta cromosomita y aceptamos las definiciones de hombre o mujer, según nos son impuestas desde antes de nuestro nacimiento.


No se trata de un des-equilibrio cognitivo-emocional, el que lleva a Preciado a consumir testosterona ¿“y convertirse paulatinamente en hombre”?, a grabarse en escenas automasturbatorias, o a escribir y retar al biopoder que legitima las desigualdades y define sin lugar a dudas, lo que son hombres y mujeres; se trata de un experimento científico-político-filosófico al respecto de su propia condición de persona, que se autodetermina –en cada vez mas áreas de su vida- y no acepta definiciones violentas y categóricas que ciertamente emanan del poder, de un poder patriarcal a fin de cuentas, pero que esta mediado por la economía, la medicina, y el derecho.


Es fascinante que alguien se plantee lo que valientemente se plantea Beatriz Preciado –y muchas personas mas-, que dicho sea de paso es el fundamento teórico de varios grupos político-sexuales que se reivindican desde un ejercicio diferente de su sexualidad, desde grupos transgenero, hasta el feminismo pornopunk, pasando por los transexuales, y muchos otros grupos como el drag king y el mismo movimiento queer.


Les invito a que lean y escuchen a Beatriz Preciado y su propuesta, ciertamente incomoda al principio, pero fascina y maravilla al mismo tiempo. Aquí se franquean puertas para abrir paso a nuevas manifestaciones de la sexualidad y nos da los insumos para entender mejor a lxs otrxs y a nosotrxs mismxs. Pueden visitar en youtube.com sus entrevistas, les aseguro que quedaran extaciadxs con lo que escucharan.

Swinger para todos/as?

Swinger Hetero o para todos/as?
24-11-2008.

Parto del supuesto de que quienes se toman el tiempo de leerme, conocen ya varias cosas u opciones –buenas y malas- que brinda el estar en el ambiente. Una practica –parafília, dirán los/as conservadores/as- que esta tomando nuevos bríos en Costa Rica, es la practica SWINGER, que inicialmente se consideraba (en nuestro país al menos) como una practica exclusiva de parejas heterosexuales. Incluso ha habido clubes de esta característica y han ido desapareciendo, hasta en la actualidad que se mantienen uno o dos al menos públicamente.

Primeramente sobre este fenómeno ¿movimiento? Cabe señalar que es valioso en cuanto es un ejercicio de la sexualidad que rompe o pretende romper con la institución del matrimonio monogámico, esa concesión hay que reconocerla, sin caer en la catalogación de que se trate de algo contracultural, no por que no lo sea… ¿quien sabe? Sino por ser un tema amplio y del que no tratare en esta ocasión. Me interesa otro asunto por el momento, a saber, su generalización.


Para nadie es un secreto que este tipo de prácticas son consideradas socialmente “sexo malo”, al igual que otras manifestaciones sexuales, tampoco es un secreto para nadie que en el ambiente BGLT, la esencia de la practica swinger, esta también manifiesta pero baja otra categoría, o bajo otra dinámica, menos explicita, incluso menos publica, como lo son los tríos, orgías, etcétera.


¿Porque importa dedicarle un par de líneas al tema swinger? Quizás en parte importa, para señalar que no es ya –y desde hace bastante- una práctica exclusiva de quien es heterosexual. Con otros códigos, con otras condiciones, con otra dinámica –aunque comparten elementos- la liberalidad o libertinaje de la población BGLT materializa en varios grupos de personas, incluso algunos organizados, ésta practica de compartir la cama con alguien mas, una tercera o cuarta o quinta persona; igual a como lo hace un selecto grupo de heterosexuales, entre quienes también presentan códigos, requisitos –algunos excluyentes y discriminatorios- como por ejemplo la edad, la flacidez de los cuerpos, el aspecto económico (que nunca falta), -por ejemplo para ingresar al club se debe pagar membresía en ocasiones o altos costos en el consumo.-


En el ambiente BGLT, los requisitos no dejan de ser los mismos, incluso algunos se agudizan y se exacerban, como lo es el culto por el cuerpo de estereotipo. Estoy convencido –por el momento- de que quien esta leyendo, durante la lectura, inevitablemente ha pensado o recordado experiencias de este tipo, o anécdotas cercanas cuando menos, y con esto la intención es potenciar el que temas como este se toquen con mas naturalidad, con menos reservas, y ojalá con cada vez mas inquietud por profundizar, desde una perspectiva holística, integral, con los menos prejuicios posibles y con deseos de conocer mas a fondo el fenómeno, del cual hay quienes dicen se trata de un movimiento, de una comunidad –ciertamente- o de un “club de amigos/as”. Sirvan estas pocas líneas para motivar el interés de quien lee en este “fenómeno social” que quizás siga en aumento y flexibilizando sus requisitos.

Sade

Sade
20 de mayo de 2008


En esta ocasión comparto con ustedes, una parte de lo que constituye una búsqueda emprendida por mi persona –y tantas otras- hacia la plenitud del espíritu levemente desplegado en mis breves escritos anteriores. Con ustedes, EL PRECEPTOR FILOSOFO, del MARQUES DE SADE.


De todas las ciencias que se inculcan a un niño cuando se trabaja en su educación, los misterios del cristianismo, aun siendo sin duda una de las materias más sublimes de esta educación, no son, sin embargo, las que se introducen con mayor facilidad en su joven espíritu. Persuadir, por ejemplo, a un muchacho de catorce o quince años de que Dios padre y Dios hijo no son sino uno, que el hijo es consustancial a su padre y que el padre lo es al hijo, etc., todo esto, por necesario que sea no obstante para la felicidad de la vida es más difícil de hacer comprender que el álgebra y cuando se quiere tener éxito, uno se ve obligado a emplear ciertas equivalencias físicas, ciertas expli­caciones materiales que, por desproporcionadas que sean, facilitan, sin embargo, a un muchacho la com­prensión de la misteriosa materia.

Nadie estaba tan plenamente convencido de este método como el padre Du Parquet, preceptor del con­desito de Nerceuil, que tenía unos quince años de edad y el rostro más hermoso que fuera posible contem­plar. - Padre -decía día tras día el joven conde a su preceptor-, de verdad que la consustancialidad está por encima de mis fuerzas, me es absolutamente im­posible concebir que dos personas puedan convertirse en una sola: aclaradme ese misterio, os lo suplico, o ponedlo al menos a mi alcance. El virtuoso eclesiástico, deseoso de tener éxito en su educación, contento de poder facilitar a su discípulo todo aquello que un día pudiera hacer de él un hombre de provecho, ideó un procedimiento bastante satisfactorio para allanar las dificultades que hacían cavilar al conde, y este procedimiento, tomado de la naturaleza necesariamente, tenía que resultar bien. Hizo venir a su casa a una jovencita de trece a catorce años y tras asesorarla convenientemente la unió a su joven discípulo.

Y bien -le pregunta-, amigo mío, ¿entendéis ahora el misterio de la consubstancialidad? ¿Comprendéis ya con menos dificultad que es posible que dos personas se conviertan en una sola? -Oh, Dios mío, claro que sí, padre -responde el encantador energúmeno-; ahora lo entiendo todo con una facilidad sorprendente. No me extraña que ese misterio constituya, según se dice, toda la alegría de los seres celestiales, pues es agradabilísimo divertirse haciendo de dos uno solo. Algunos días más tarde el joven conde rogó a su preceptor que le diera otra lección, pues pretendía que había aún algo en el misterio que no comprendía bien y que no podría explicarse más que celebrándolo una vez más en la forma en que ya lo había hecho. El com­placiente clérigo, a quien esta escena divertía proba­blemente tanto como a su alumno, hace volver a la muchachita y la lección vuelve a empezar, pero esta vez el clérigo, singularmente emocionado por el deli­cioso panorama que ofrecía a sus ojos el guapo muchacho de Nerceuil consubstanciándose con su compañera, no pudo resistirse a intervenir en la explica­ción de la parábola evangélica y las bellezas que con ese motivo recorren sus manos acaban por inflamarle totalmente.

Me parece que esto va demasiado de prisa -exclama Du Parquet, agarrando al condesito por la cintura-, excesiva elasticidad en los movimientos, por lo que resulta que no siendo tan íntima la conjunción no refleja adecuadamente la imagen del misterio que hay que demostrar aquí... Si nos ponemos, exacto de esta forma -prosigue el pícaro, obsequiando a su joven discípulo con lo mismo que éste ofrece a la muchacha. ¡Ah! Dios mío, ¡que me hacéis daño, padre! -exclama el muchacho-. Y además esta ceremonia me parece inútil. ¿Qué otra cosa me enseña sobre el misterio? -¡Oh diablos! -contesta el eclesiástico, balbuceando de placer-. ¿Pero no ves, amigo mío, que te lo enseño todo de una vez? Esto es la Trinidad, hijo mío… Hoy te estoy explicando la Trinidad, cinco o seis lecciones más y serás doctor de la Sorbona.