Datos personales

Mi foto
GAM, Zona Central, Costa Rica
Ensayos que esperan ser comentados, ojalá con conocimiento :p

miércoles, 7 de mayo de 2014

VIDEO: Los mitos del analfabetismo en CR: en TEDxUWCCR

Mi relación con Eduardo Mora Valverde (2 de diciembre de 2013)

De Eduardo Mora Valverde recuerdo la primera vez que lo vi en el Edificio Cooperativo en Montes de Oca, cuando en una Asamblea estábamos fundando el Frente Amplio en el 2004. Él estaba ahí de boina y camisa blanca; cuando me lo presentaron me dijo: "¿verdad que usted es neutral?" y me quedé pensando... luego entendí que me estaba bromeando, por mi camiseta roja con la leyenda "siempre comunista", por estar en una asamblea popular, que fundaría un partido político de izquierda. Ese era el humor que conocí de Eduadro.

Casi un año después, siendo yo presidente de la Asociación de Estudiantes de Filosofía, de la Universidad Nacional, es que invito a Eduardo a un conservatorio. Ya no recuerdo el tema de la conferencia; sin duda era solo una excusa para que él compartiera con estudiantes de filosofía y otro público sobre lo que él quisiera hablar, lo que sea que fuera a decir, era de interés para mí y lo quería compartir con otras personas. Con 83 años, se dejó venir desde Barrio Escalante, en bus público hasta la UNA, para conversar con la juventud; eso le gustaba muchisimo.

De esa conferencia recuerdo que mencionó con vehemencia y admiración a su ex-compañera Elena Castellanos quien era de una familia de trayectoria de lucha social y política en El Salvador y con quien vivió intensos momentos de su vida política en México, donde la conoció. Recuerdo que comentó cómo participó en la re-articulación del Partido Comunista de El Salvador; también contó cuando conoció al el "Ché", a Fidel Castro. Eduardo fue un vigoroso internacionalista durante toda su militancia en la izquierda.

Tiempo después, lo seguí viendo como asistente a actividades "del partido", siendo quizá la última, la celebración del 80 aniversario de la fundación del Partido Comunista, que se celebró en la sala de ex-presidentes de la Asamblea Legislativa, donde Eduardo estuvo en 2 oportunidades como diputado de la República.

El último recuerdo que tengo de él (y se lo expresé a su nieta Alejandra, al tiempo que le preguntaba por la salud de su abuelo), fue que vi a "Lalo" en un sueño. Fue corto, pero poderoso. En el vi una muchedumbre de gente caminando por la Avenida Central y en medio del tumulto a un señor de 90 años, caminando entre trabajadores, desempleados, niños, niñas, jóvenes y adultos; con al frente en alto, de bastón en mano pero con entereza aún y con una historia de lucha y de compromiso social intachable para con los pobres de este país.

Gracias compañero Eduardo Mora, por haber abierto camino, por haber caminado junto a nosotros los más jóvenes, y por enseñarme que no se puede, ni de debe ser neutral.


Perfil de la curul frenteamplista.

En su tercer contienda electoral para las diputaciones nacionales, el Frente Amplio tiene una gran tarea en términos de dar continuidad a la labor legislativa que Merino y Villalta han impreso en el Congreso y en la vida política nacional. Sin dejar eso de lado, es necesario para el cuatrienio 2014-2018, explicitar y profundizar el carácter popular del Frente Amplio. Para que nuestro Partido crezca aún más y se convierta en la izquierda de la transformación, es necesario tener claro el perfil de las diputaciones que más la conviene al Partido impulsar a la Asamblea Legislativa, para no convertirnos en una “izquierda, adorno de la democracia burguesa”.

Las diputaciones frenteamplistas, deben estar caracterizadas por:

1.       Reconocida trayectoria de lucha popular efectiva; no únicamente de atestiguación o testimonial.

2.       Presencia física y capacidad de oratoria;  que no se limite a leer lo que escriben los asesores.

3.       Firmeza en el talante, para “golpear la mesa” cuando haga falta, en control político y denuncia.

4.       Vitalidad, para recorrer el país y las comunidades, sin importar las incomodidades o lo cansado del viaje.

5.       Comprobada capacidad de diálogo y acercamiento, con sectores sociales y en especial sectores populares.

6.       Reconocer el valor de presentar leyes pertinentes que defiendan, amplíen y mejoren la calidad de vida de la clase trabajadora.

7.       Vocación y habilidad de convocatoria de masas, para la movilización permanente, articulada y oportuna.

8.       Habilidad política e intelectual para hacer diagnósticos y balances de coyuntura y oportunidad.

9.       Capacidad de generar y orientar pensamiento político, que esté al alcance de las grandes mayorías.

10.   Una ética revolucionaria, para política de alianzas y que no comprometa el nombre del Partido al momento de negociar votos o proyectos con las otras fracciones o el gobierno.

El anterior decálogo, son solo algunas de las más importantes cualidades que deben caracterizar a las diputaciones del Frente Amplio. Hago el llamamiento a mis compañeras/os delegadas/os propietarios y suplentes de la Asamblea de San José, para que esos criterios sean algunos de los que primen en su reflexión.

Elegir nuestras diputaciones no debe ser un acto de afecto a candidatas/os, ni ampararse en lealtades acríticas o amistades históricas. El criterio primordial que debe imponerse es POLÍTICO y no el de compadrazgos, apadrinamientos, genética o burocratismos. Por eso y más, invito a votar por Roció Alfaro Molina, 1er lugar en San José durante la votación del próximo 1 de junio; confiado en que ella tiene la altura, la capacidad, las habilidades y el vínculo social necesaria que nuestro Partido Frente Amplio necesito para cambiar este país.

Elecciones Internas definen carácter del Frente Amplio. (19 de abril de 2013)

Nuestro TEFA ya cerró el periodo para inscripción de precandidaturas y no se ha definido aún oficialmente, cual será el método eleccionario para conformar las papeletas que el FA presentara al país en 2014. En el caso de SJ, pareciera que no se va a respetar el principio ético, estatutario y reglamentario de “un afiliado, un voto”, arguyendo altos costos (cosa que no es verdad) o premura por iniciar la campaña nacional, sin valorar lo positivo de un proceso eleccionario de base, donde la militancia de cada cantón, como en 2010, tuvo garantizado el derecho a elegir. Pobremente también, hay argumentos que apuntan a “evitar competencias”, por miedo a “generar enemistades entre camaradas”;  si eso pasa, se evidencia poca madurez política e incapacidad de diálogo.

Si finalmente el Comité Ejecutivo de SJ, decide proponer para su aplicación la metodología de que sean las/os delegadas/os y  posiblemente sus suplencias respectivas, las que definan con su voto los nombres de la papeleta, se estará cometiendo un error y estaríamos como partido político, perdiendo en democracia interna,  perdiendo en participación.

Si por la víspera se saca el día; la cosa puede ser aún peor para nuestra vida partidaria; ya que si en la Asamblea Provincial de SJ se presentara la moción para que la definición de las candidaturas se haga votando puesto por puesto, es decir, uno por uno los puestos de las curules de SJ, eso implicaría que muy posiblemente y casi de manera inevitable, que no se esté garantizando tampoco, la presencia, reconocimiento y el otorgamiento de oportunidades a las diferentes tendencias que hoy son visibles en el Frente Amplio, y que como ya indicó nuestro Precandidato y Diputado Chema Villalta, “debemos saber procurar que los espacios del partido, estén siempre conformados por personas de las distintas corrientes de opinión (tendencias) de nuestro partido” –cita no textual-.

Si además de no cumplir con el mandato de un militante un voto, se optara por votar uno por uno, los puestos de la papeleta por SJ; el grupo o la tendencia que sea mayoritaria en el momento de la elección, terminará imponiendogota a gota”, la nomina de candidatas/os que desee, sin dejar margen para que los puestos con posibilidad de elección real (digamos los 4 primeros lugares), sean ocupados por representantes de otras tendencias o sensibilidades que hoy conforman el Frente Amplio.

Hacer las cosas de esa mala manera, estaría además de lesionando derechos de la militancia, dando una pésima señal de democracia interna al resto del arco progresista costarricense. ¿Esa es la forma en que deseamos ser vistas/os?, ¿Dan buena señal de salud democrática al país, éstos métodos de elección?, ¿Con esa democracia interna, pretendemos  invitar o participar de coaliciones electorales? Definitivamente NO.
La asignación de los nombres para los puestos de la papeleta de San José, debe ser algo que el TEFA y el Tribunal de Ética, aseguren que se haga de la manera más ética posible, donde no se imponga una plancha de candidatas/os, donde si haya representación, balance y evidencia de la diversidad y riqueza que somos en el FA. En ésta etapa, el Comité Ejecutivo de San José, tiene también la responsabilidad de procurar que así se den las cosas.

El tema también debe discutirse desde ya, en los cantones de SJ y otras provincias si es del caso. Sindicalistas, Ecologistas, Diversidad Sexual, Mujeres, Juventud, etc., deben estar presentes en los puestos con posibilidad de elección, y los métodos que elijamos deben garantizar eso.

Confiado nuevamente, en que existirá una inteligencia colectiva que oriente el proceso eleccionario de la manera más democrática posible, reconociendo, respetando, y celebrando la diversidad que somos, espero que el tema se discuta ampliamente, y que se opte por el buen camino; el de la participación, el balance y el reconocimiento a la diversidad y pluralidad que somos en el Frente Amplio.

Bernardo Rodas P.

FA-Curridabat.


Nuestra Democracia Interna en el FA (25 de marzo de 2013)

Una fiesta democrática debe ser para el Frente Amplio, su proceso eleccionario de diputaciones por San José. Nuestro partido esta llamado a crecer cuantitativa y cualitativamente; en ese sentido; un robusto debate de ideas y camaradería debe ser la tónica que predomine en el ambiente frenteamplista de cara a este proceso electoral interno, especialmente ahora que nuestro TEFA ha dado el banderazo de salida para la inscripción formal de todas las pre-candidaturas para diputaciones nacionales.

Un principio de nuestro accionar político que debe mantenerse invariable, es el relativo al ideal de participación real en la toma de decisiones colectivas, bajo la consigna de un afiliado, un voto, establecida en nuestro Estatuto orgánico, en la sección de los principios de acción política, inmediatamente siguiente del capítulo de mecanismos de democracia participativa, a la cual apuesta el Frente Amplio, no solo como ideal para la sociedad costarricense, si no también para nuestra democracia interna. ¡Ese principio moral, debe respetarse!

Nuestra participación en la democracia interna del FA debe ser una participación informada, por lo que la tesis planteada por nuestra Presidenta, en declaraciones a el diario digital El País, en edición del 20 de marzo, sobre “Abrir esto a una rebatiña entre toda la militancia del Frente Amplio no es conveniente, no tenemos recursos para hacerlo y es urgente que entremos a hablar ya de candidaturas” no es compartida por mi persona, siendo que desde todo punto de vista, el debate de ideas, la visibilización de nuevos rostros del FA de cara al electorado; es vital para llevar a nuestra militancia y a la sociedad una muestra de nuestro crecimiento en cuanto a la concepción del país que deseamos y de la democracia a la que apostamos como partido de profundas raíces populares y democráticas.

Que el debate y la democracia interna, no de pie a rebatiñas, pero que tampoco eluda debates y carencias que es necesario y justo afrontar. Tenemos la madurez para hacerlo y salir fortalecidos/as de este proceso; eso dará a la sociedad una muestra más de nuestro compromiso y convicción con ideales superiores a los que pueda tener la democracia burguesa, representada en los partidos tradicionales. ¡Debemos alejarnos de todas esa prácticas que limitan la participación!

Tampoco es precisa la información de que no contamos con recursos necesarios para el proceso de elecciones interno. En las elecciones internas pasadas, al menos en el caso de SJ, en cada cantón hubo una urna para que nuestro Padrón Amarillo conformara la nómina de candidaturas al Congreso. Se abrió un espacio a la participación militante –de afiliados/as-; por lo que ahora, no podemos retroceder en democracia y pretender que por la escusa del dinero, debe ser la Asamblea Provincial, la que selecciones las candidaturas. Al mismo tiempo, éste proceso debe servir para activar y fortalecer la figura de las Tesorerías Cantonales de cara a enfrentar nuestro proceso interno y las elecciones nacionales. De todas maneras, los costos de ese proceso, son transferibles al TSE. De esos dos elementos, las razones por la cuales el aspecto financiero, no es justificación para restar derechos a la militancia, ni para apresurar u atropellar un proceso tan rico y que en sí mismo constituye formación política.


Confío en la ética y la inteligencia colectiva y de nuestros organismos para hacer frente de manera sana y camaraderil a este proceso que desde ya, nos recuerda el necesario y constante debate de cómo vivir la vida militante en lo cotidiano y en lo diversos/as que somos.